De todas las palabras que puedes decirles a tus hijos, estas son algunas que pueden causar el mayor impacto positivo en sus vidas.

Descripción: C:UsersmanguloAppDataLocalTempenhtmlclipImage(1).jpg

·         Hay una infinidad de posibles combinaciones de palabras que podemos decirles a nuestros hijos para expresarles nuestro amor. A continuación te presento sólo algunas de las frases que me parecen de las mejores que podemos usar en nuestro hogar para estrechar los lazos familiares.

1.    "Te amo/Te quiero". No debe pasar un solo día sin que tus hijos escuchen de tu boca, y sientan con seguridad, que los amas. Vendrán días difíciles, habrá momentos en los que ellos tomen decisiones que tal vez no sean las mejores. Asegúrate de que sepan con toda certeza que, sin importar lo que les pase o su forma de ser, nunca dejarás de amarlos.

2.    "Me haces muy feliz". Esto no puede ser más cierto. Para cada madre o padre no hay verdad más acertada. Los hijos son una fuente inagotable de felicidad y amor. Es importante que ellos sepan esto. No esperes al día de graduación o su boda para decírselo: simplemente hazlo hoy mismo.

3.    "Eres muy especial". Es de extrema importancia que los niños entiendan desde una corta edad que son diferentes y que esto los hace únicos y especiales. Además, todos queremos sobresalir de alguna manera. Ponte la meta de decirles a diario que para ti ellos son incomparables y lo más especial que te ha pasado en la vida.

4.    "Me gusta mucho cuando tú…" Toda persona disfruta de saber que lo que hace agrada a otros. En especial tus hijos, que piensan que eres la persona más interesante, inteligente y la persona que más aman. Señala cualquier detalle positivo en su comportamiento, su carácter, su bondad, sus talentos, sus divertidas ideas o su desempeño en la escuela.

5.    "Todos los días doy gracias por ti". Si tienes alguna afiliación religiosa o si estás acostumbrado a orar o rezar en tu hogar, ora junto con tus hijos y deja que escuchen de tu boca que das gracias a Dios por tenerlos en tu vida y que deseas su bienestar. También ora por su bienestar, especialmente cuando tienen dificultades.

6.    "Creo en ti/Confío en ti". Nuestros pequeños pueden crecer sintiéndose inseguros si no saben que tenemos confianza y que creemos en ellos. Podemos aprovechar momentos en familia, ocurrencias como en el momento de tomar una decisión adecuada para su edad, decirles que confiamos en ellos y respetar su decisión.

7.    "Eres capaz/Yo sé que tú puedes". Los niños pueden sentirse desanimados fácilmente cuando al intentar hacer algo no resulta como lo esperaban después de solo una o dos pruebas. Debemos alentarlos para que sigan intentado y expresarles que sabemos que ellos son capaces de realizar la tarea. Si necesitan más información, más práctica o más explicaciones para que la entiendan completamente, hagamos lo necesario (muéstrales un tutorial en video, hazles una demostración o cuéntales experiencias personales tuyas de aprendizaje), pero siempre deben de saber que ellos tienen la capacidad de hacerlo.

Recuerda que tus hijos son una bendición, un milagro, una luz en tu vida que ilumina cada día, haz que ellos lo sientan y lo sepan también. Cada día.

 

No existen fórmulas mágicas para lograr que un niño sea feliz y tenga una actitud positiva frente a la vida, pero será más sencillo si se hace especial énfasis en promover su inteligencia emocional, su autoestima y sus inteligencias múltiples

Descripción: C:UsersmanguloAppDataLocalTempenhtmlclipImage.jpg

Foto: Cortesía AMCO

Lo más importante para que tus hijos sean felices es desarrollar su inteligencia emocional que, en pocas palabras, es el conjunto de destrezas, actitudes, habilidades y competencias que marcan la conducta de un individuo, su comportamiento y sus reacciones. 

Daniel Goleman, un reconocido psicólogo estadounidense, la define como “la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones que sostenemos con los demás y con nosotros mismos”. Goleman considera que los niños desarrollan las habilidades emocionales que les permiten conceptuar y entender sus propias emociones y las de los otros, mediante la interacción con los adultos. Por ello, es necesario desarrollar la inteligencia emocional en los niños, pues así estarás ayudando a la formación de su autoconcepto y su autorealización. 

Estimular esta inteligencia en ellos implica ayudarlos a que se conozcan a sí mismos, a que autorregulen sus emociones siendo proactivos y no reactivos, además de impulsarlos a que se automotiven. El estímulo de la inteligencia emocional les permite a los niños interactuar de forma sana, respetuosa, empática y tolerante con los demás y, con ello,  ir construyendo una vida más sana emocionalmente y, por tanto, feliz.

Para que tus hijos sean felices y exitosos, ayúdalos a crecer de manera integral; respeta sus aptitudes y apoya sus intereses personales, confía en que tienen el talento necesario para brillar en la vida.

Las dimensiones que los papás deben cultivar en sus hijos, mediante la realización de diversas tareas, con el fin de que se realicen y, en consecuencia, sean exitosos, son las siguientes:

El cuerpo. Representa  lo básico para la vida, por lo que alimentar de forma adecuada a los niños, cuidar que descansen, que hagan deporte, que tengan buenos hábitos de higiene, cuidarlos cuando se enferman.

- Las emociones. Se debe estimular su inteligencia emocional para ayudarlos a que se conozcan a sí mismos,se autorregulen siendo proactivos y no reactivos, y se puedan motivar a sí mismos.

- El intelecto. Pensar es una habilidad, por lo que deben estimularse las habilidades del pensamiento en los niños. El pensamiento crítico y el análisis se deben de fomentar desde pequeños. 

- Lo espiritual. Es importante señalar que nada tiene que ver con creencias o prácticas religiosas, ya que cada familia lo asume como valor privado. Lo espiritual significa vivir valores trascendentes, conceptos como el amor, la compasión, el servicio, el sentido de la vida y de la muerte. Los niños tienen alma y debemos cuidarla.

- Lo social. Convivir con los demás es algo que se aprende. La empatía y la habilidades sociales son fundamentales para el éxito en la vida, ya que solos no podemos lograr nada. Vivir en familia, trabajar en equipo y ser ciudadanos responsables implica salir de uno mismo y, con esto,  pensar y entender a los demás.

- Lo ecológico. Vivir exitosamente implica también respetar y cuidar el medio ambiente que nos rodea. Una vida sana y segura implica saberse parte de la naturaleza. Desde pequeños una vida exitosa significa cuidar el agua, la energía, no contaminar, reciclar, etc.

- Lo práctico. Cuerpo, emociones, intelecto, las habilidades sociales, el cuidado ecológico y lo espiritual deben reflejarse en la capacidad para resolver problemas o los retos que la vida presenta. El éxito escolar, el logro profesional, el desarrollar competencias para la vida, el aprendizaje permanente y el manejo del dinero, son situaciones cotidianas a las que se enfrentarán nuestros hijos y deben estar listos para dar respuesta.

 

Por: Lic. Ulises Guzmán Moreno

En el tiempo, reseñan los registros oficiales, esta patria nació al doceavo día de un mes de octubre, hace ya más de 500 años. Al día de hoy medir su espacio es arbitrario. Políticamente a muchos les gustaría pensar que comienza en el Río Bravo y termina en la Patagonia; pero habría millones de pobladores del Este de Los Ángeles, California que tendrían mexicanas razones para calificar de falsa esta afirmación; puertorriqueños del Bronx y Queens neoyorkinos también tendrían sus dudas; al igual que no pocos argentinos y cubanos residentes de Miami, en la península de Florida.

 

Cruzando el Atlántico este desacuerdo sería más amplio; son muchos los peruanos, colombianos y chilenos que aprendieron a dejar pasar de lado el insulto que guarda la palabra “sudaka”; ya que ahí; en España, les ha reunido el llamado de algo que parece un capricho histórico: el castellano. Un idioma que se antoja sea la mejor bandera para esta Patria Grande que; les cuento, veía sus luces primeras con aquel viaje exploratorio del navegante Cristobal Colón.

 

Latinoamérica es el nombre que se acepta en la geopolítica para reseñar esta compleja construcción cultural. Muchos son los rostros, sonidos y sabores que la hacen diferente a cualquier otra región del planeta. Sus tres vertientes; la indígena, europea y africana, le han otorgado la cualidad de ser una y muchas facetas a la vez: reinas de belleza venezolanas; poetas del fútbol nacidos en Argentina; ceviches peruanos; montunos y huarachas de Cuba; la gastronomía mexicana vuelta un patrimonio para el mundo entero; y muchas otras expresiones de este complejo mestizaje.

 

Milagros mexicanos; despertares chilenos y brasileños han sido, a recientes fechas, los impulsos que han llevado a América Latina hacia la posibilidad de abandonar esa esquina del llamado “tercer mundo”. También ha sido un espacio para la resistencia política, para contrapesar destinos manifiestos y doctrinas redactadas en inglés; un lugar para rechazar preconcepciones que aseguran que aquí solo hay futuro en la venta de materias primas: petróleo, gas y marihuana. La moneda lleva mas de 500 años en el aire, de un momento a otro será la hora de revisar si ha caído cara o cruz; sólo será por curiosidad, cada día que pasa es mas clara la conciencia de que solo el trabajo nos reservará un mejor destino.

 

 

 

Actualmente la mayoría de  los niños crecen, pero no se desarrollan ni anímicamente ni intelectualmente, esto quiere decir que son como plantitas que crecen pero solo eso, crecer no importa si son plantas parásitas o de ornato solo…crecen.

Para que una planta se cultive y crezca hermosa se debe de cuidar constantemente, abonar, poner agua la cantidad suficiente y sacarla al sol, estas recomendaciones también se deben de seguir con los pequeños, se les debe de ir dosificando lo que se les da. Así mismo toda la información que nosotros tenemos no la entenderían o simplemente no sabrían que hacer con ella, por eso hay que dosificarla a medida que la requieran, poner la atención adecuada ante cualquier extravío ya sea en la escuela o en la casa, con los familiares o con los amigos, se debe de tener cuidado .

Vigilar el crecimiento de los niños, peso y talla, vacunas, enfermedades importantes, etc.  ya no es suficiente, se debe de analizar y convertirse el padre de familia en el gran observador de sus hijos que se equilibre su crecimiento con su desarrollo intelectual, la madurez que llegará día a día, cuantas veces no hemos escuchado  cuando se reprende a un hijo” para unas cosas ya eres mayor y para otras no has crecido aún”, estas circunstancias hacen notoria nuestra forma de actuar, sin embargo el crecer implica algo más que la talla y el peso, significa responsabilidad, compromiso, respeto y alegría de vivir.

DRA.CORAL MARIN VÁZQUEZ